18 nov. 2010

Terror en el Tutti Woody

Bueno, después de algún tiempo sin publicar cosas que no fuesen imágenes absurdas en Fabada Literal, me incorporo a Interpretación de Clásicos, un blog que todo hombre, mujer y niño americano debería leer, del que soy seguidor desde cuando todo esto era campo, me incorporo al staff, y aunque no tenga un despacho guay como el de Charles y Javi ni pueda usar el baño de ejecutivos, intentaré darlo todo como si de verdad tuviese una silla en la que sentarme.

¡Y comenzamos!


Desde hace algún tiempo, me he percatado de algo terriblemente inquietante de Oviedo. Es, como no, el Tutti Woody, el quiosco que hay frente a la estatua de Woody Allen, la que, supongo, sólo supongo, que da nombre a dicho establecimiento.
Supongo, no afirmo, sino dudo, y dudo por el escalofriante letrero. Dejo la mejor foto que he encontrado (en el Facebook del Tutti Woody, que el que tenga Facebook también es turbador):


Si os fijáis en la esquina superior derecha, se puede apreciar el cartel. Es la figura de un hombre repeinado con cara amenazante que lleva en la mano derecha una piruleta gigante y debajo del brazo izquierdo, otra piruleta de igual idiosincrasia. Simplemente aterrador.
Como presumo por el nombre (Tutti Woody) y su ubicación (frente a la celebérrima estatua de Woody Allen), el hombre representado en el cartel no es otro sino el mismísimo Woody Allen.

Pero hay algo que no cuadra.
El pasado martes pasaba por allí e hice una foto a tal aberración de la iconicidad.


Se supone que ese señor es Woody Allen.

Comparemos.


Sólo una palabra:

TEMED

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Así os luce el pelo"