28 mar. 2010

Rayo de la muerte de Tesla y el gañan de Grindell-Matthews

Nikola Tesla (Smiljan, 10 de julio de 1856 – Nueva York, 7 de enero de 1943), fue un inventor e ingeniero electrico y mecanico, gran promotor para el surgimiento de la electricidad.

(Oins, que guapo. ¡me vuelve loca!)

Durante la Primera Guerra Mundial, debido a sus deudas, inició un proyecto militar a partir de la llamada Bobina de Tesla, que consistía en un gran rayo electromagnético capaz de derribar aviones a más de 400km de distancia. Fue totalmente ridiculizado e ignorado.


(Darth Vader, la estrella de la muerte está lista)

Más tarde, Lee Forest, inventor del tubo de Audion, acusó a Tesla de la explosión del barco francés Lena.

Por supuesto, la gloria no fue para Tesla, sino para Harry Grindel-Matthews:
(Grindel-Matthews pidiendo una pizza por teléfono)

"París, 20 de mayo - Si la confianza de Grindel-Matthews, inventor del supuesto "rayo de la muerte", en su descubrimiento estuviera justificado podría ser posible poner todo un ejército enemigo fuera de combate, destruir cualquier fuerza de aviación que ataquen a una ciudad o paralizar cualquier flota que se aventure hacia el interior de una cierta distancia de la costa por los rayos invisibles. El inventor consintió en contar en el día de hoy al New York Times que rechazaba continuar divulgando la naturaleza exacta de los rayos más allá del uso para dirigir una corriente eléctrica capaz de realizar el programa mencionado."

Grindel-Matthews afirmó que no se podrían derribar barcos al estar en contacto con la masa terreste, pero se podría dejar inservible todo su sistema electrico.

En Nochebuena de 1930, Grindell-Matthews realizó una prueba. La ciudad de Londres se colapsó al ver un haz de luz ascender hacia el cielo en forma de angel, formando las palabras "Feliz Navidad". Después realizo las mismas experiencias en Nueva York y en Blackheat.


Moraleja: Tesla fue la releche inventando el rayo de la muerte (¡Yo quiero uno!). Grindell-Matthews lo fue más por robarle el experimento (¡De mayor quiero ser como él!).
Si Tesla hubiese derribado un avión de verdad, habría dominado el mundo, pero, o no le daba la cabeza para hacerlo, o era un buenazo. Grindel-Matthews hizo una de esas pijadas que tanto gusta entre los europeos que se creen la tontería de la navidad y se hizo famoso a costa de otro, lo que demuestra que era un tío espabilao.


Y para darle el toque musical que tanto nos gusta por estos lares, os dejamos con el "Tesla Death Ray", de Wolfquest, que es un poco mezclar el tocino con la velocidad, pero que más da.


1 comentario:

  1. Esos bigotitos... esa ralla al medio... esas pintas de trucha... ME VUELVEN LOCA!!!

    ResponderEliminar

"Así os luce el pelo"